Albazo. Género musical andino de los indígenas y mestizos del Ecuador. Baile sue

  Género:   Al­ba­zo, al­ba­ci­to....
     
     
     
     
     
     

 

 

  Reseña:  

Al­ba­zo, al­ba­ci­to. Bai­le suel­to* y mú­si­ca de los in­dí­ge­nas y mes­ti­zos del Ecua­dor. La pa­la­bra cas­te­lla­na de su de­sig­na­ción de­be de­ri­var­se de al­ba, al­bo­ra­da (ama­ne­cer). Pro­ba­ble­men­te fue uno de los rit­mos mu­si­ca­les que fue to­man­do for­ma y sin­cre­ti­zán­do­se des­de eta­pas co­lo­nia­les, por lo que el mu­si­có­lo­go Se­gun­do Luis Mo­re­no* (1882-1972) lo con­si­de­ra en su cla­si­fi­ca­ción den­tro de los gé­ne­ros crio­llos*: "Cuan­do nues­tros bi­sa­bue­los se re­ti­ra­ban con la au­ro­ra de sus di­ver­sio­nes y pa­rran­das, iban a can­tar un al­ba­zo al pie de la ven­ta­na de la se­ño­ra de sus pen­sa­mien­tos, acom­pa­ñán­do­se de la clá­si­ca gui­ta­rra". Ade­más ase­ve­ra que en sus ini­cios el nom­bre de al­ba­zo no era una cla­se de com­po­si­ción mu­si­cal, "si­no más bien el del es­truen­do bu­lli­cio­so de mú­si­ca, co­he­tes [...] que se de­sa­rro­lla­ba en las po­bla­cio­nes, con mo­ti­vo de las prin­ci­pa­les fies­tas re­li­gio­sas".

 
Pa­ra el es­cri­tor Ho­no­ra­to Váz­quez Ochoa* (1855-1933) el al­ba­zo es la mú­si­ca "con que en la ma­dru­ga­da de gran­des fies­tas se las anun­cia re­go­ci­ja­da­men­te". In­di­ca tam­bién que al­ba­zo en otra acep­ción es "to­que o mú­si­ca mi­li­tar al rom­per el al­ba pa­ra avi­sar la ve­ni­da del día, o mú­si­ca al ama­ne­cer en la ca­lle o al ai­re li­bre pa­ra fes­te­jar a una per­so­na. "Nues­tro al­ba­zo es la al­bo­ra­da en fies­tas re­li­gio­sas".
 
Ju­lio To­bar Do­no­so (1894- s. XX), en su li­bro El len­gua­je ru­ral en la re­gión in­te­ran­di­na del Ecua­dor es­cri­be que el al­ba­zo es "ad­mi­ti­do co­mo ecua­to­ria­nis­mo y si­nó­ni­mo de al­bo­ra­da, pe­ro su acep­ción de gue­rra al ama­ne­cer, acep­ción que des­co­no­cía­mos. En cam­bio ha si­do tam­bién aco­gi­do el pe­rua­nis­mo de mú­si­ca al ama­ne­cer to­ca­da pa­ra fes­te­jar a una per­so­na, sen­ti­do que es el que tie­ne en el Ecua­dor".
 
En nues­tra bús­que­da do­cu­men­tal he­mos ha­lla­do al­gu­nas re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas del al­ba­zo. La pri­me­ra no­ta­ción mu­si­cal, rea­li­za­da por 1865, co­rres­pon­de al com­po­si­tor ecua­to­ria­no Juan Agus­tín Gue­rre­ro To­ro* (ca. 1818-1886); la pie­za ti­tu­la­da Al­ba­ci­to es una ver­sión en 6/8 pa­ra pia­no y tie­ne la si­guien­te no­ta ex­pli­ca­ti­va: "Al­ba­ci­to. Con es­te ya­ra­ví des­pier­tan los in­dios á los no­vios al otro día de ca­sa­dos". El his­to­rió­gra­fo Mar­cos Ji­mé­nez de la Es­pa­da* (1831-1898), pre­sen­tó es­ta pie­za -con­jun­ta­men­te con otras re­co­gi­das por Gue­rre­ro- en 1881 en el Cuar­to Con­gre­so de Ame­ri­ca­nis­tas rea­li­za­do en Ma­drid. Gue­rre­ro re­gis­tró su rit­mo de acom­pa­ña­mien­to así: ne­gra, dos cor­cheas y ne­gra (q e e q).
 
Es im­por­tan­te se­ña­lar que fac­ti­ble­men­te el al­ba­zo ten­ga su raíz di­rec­ta en el ya­ra­ví* in­dí­ge­na. Hay un pa­ren­tes­co cer­ca­no y fre­cuen­te­men­te se los ha­lla jun­tos; no po­cos ya­ra­víes ter­mi­nan en fu­ga* de al­ba­zo (Pu­ña­les*, por ejem­plo). Ca­si se po­dría de­cir que el al­ba­zo es un ya­ra­ví en tiem­po rá­pi­do, si no fue­ra por­que no so­lo de­be to­mar­se en cuen­ta en su aná­li­sis mu­si­cal la par­te rít­mi­ca, si­no otros com­po­nen­tes de un gé­ne­ro: es­truc­tu­ra, ar­mo­nía, me­lo­día, tex­to, fun­ción, por men­cio­nar al­gu­nos.
 
La rít­mi­ca del al­ba­zo es si­mi­lar a la del ya­ra­ví (véa­se), pe­ro en mo­vi­mien­to alle­gro. El al­ba­zo a su vez po­dría tam­bién ser el ge­ne­ra­dor de al­gu­nos otros rit­mos ecua­to­ria­nos, tal el ca­so del ai­re tí­pi­co*, que en otras par­tes se co­no­ce co­mo ca­pish­ca*; su in­ci­den­cia tam­bién la ha­lla­mos en la bom­ba* del Cho­ta y, en cier­to mo­do en el ca­chu­lla­pi*.
 
Luis Hum­ber­to Sal­ga­do (1903-1977) con­si­de­ra­ba al al­ba­zo co­mo una dan­za crio­lla de mo­vi­mien­to vi­va­ce "se bai­la­ba (y aún se bai­la) a los pri­me­ros al­bo­res ma­ti­na­les de don­de pro­vie­ne su nom­bre. és­ta y el 'al­za que te han vis­to' pue­de de­cir­se que son re­pre­sen­tan­tes del crio­llis­mo mu­si­cal ecua­to­ria­no, que con sus rit­mos sen­sua­les, han ser­vi­do pa­ra des­per­tar el es­pí­ri­tu fes­ti­vo y con­ser­var la ale­gría en las di­ver­sio­nes de es­ta [na­tu­ra­le­za]". Es­te mis­mo com­po­si­tor in­clu­ye en su ca­tá­lo­go al­ba­zos es­cri­tos en com­pás de 3/8 y en com­pás de 3/4 (lo cual no co­rres­pon­de con el rit­mo del al­ba­zo, si­no más bien del ai­re tí­pi­co*).
 
Se­gun­do Luis Mo­re­no trans­cri­be dos ti­pos de al­ba­zos, uno en com­pás bi­na­rio com­pues­to de 6/8 y otro en el ter­na­rio de 3/8. En el pri­me­ro, en 6/8 (igual al que con­sig­na Juan Agus­tín Gue­rre­ro* en Ya­ra­víes qui­te­ños*) mar­ca un acom­pa­ña­mien­to rít­mi­co de ne­gra, dos cor­cheas y ne­gra:
 
 y, el de 3/8: cor­chea y se­mi­cor­cheas:
 
En re­su­men, el al­ba­zo es una dan­za can­ta­da (aun­que no hay que mar­gi­nar com­ple­ta­men­te a los al­ba­zos ins­tru­men­ta­les, que los hay al­gu­nos) cu­yo ori­gen se lo ubi­ca es­pa­cial­men­te en la zo­na an­di­na del país y  que se la es­cri­be en com­pás bi­na­rio com­pues­to de 6/8 (aun­que ha si­do no­ta­do en com­pa­ses ter­na­rios de 3/8 y 3/4) y en tem­po alle­gro mo­de­ra­to. Se fue mo­de­lan­do des­de épo­cas co­lo­nia­les al mix­ti­fi­car­se ele­men­tos mu­si­ca­les pro­ve­nien­tes de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca con los ver­ná­cu­los de la mú­si­ca in­dí­ge­na. Sus pri­me­ros re­gis­tros pau­ta­dos pro­ce­den del si­glo XIX, aun­que se la men­cio­na des­de mu­cho tiem­po an­tes.
 
Su fi­gu­ra­ción me­ló­di­ca se mue­ve en cor­cheas, ne­gras y ne­gras con pun­to, sien­do pree­mi­nen­te el uso de lí­neas sin­co­pa­das en la me­lo­día (la úl­ti­ma cor­chea del se­gun­do tiem­po sue­le ex­ten­der­se con una li­ga­du­ra con­jun­ti­va a la cor­chea del si­guien­te tiem­po), lo cual su­po­ne un ran­go de di­fi­cul­tad en su eje­cu­ción. Tam­bién com­par­te con otras dan­zas ecua­to­ria­nas la ca­rac­te­rís­ti­ca to­na­li­dad me­nor, la mis­ma que es mo­di­fi­ca­da en la par­te se­gun­da a su re­la­ti­vo ma­yor o al sex­to gra­do de la to­na­li­dad prin­ci­pal. Sue­le in­cluir es­tri­bi­llos ins­tru­men­ta­les, usa­dos co­mo in­tro­duc­ción e in­ter­lu­dios que son muy ca­rac­te­rís­ti­cos y que re­mar­can el rit­mo de ba­se, así co­mo com­bi­nar me­tros ter­na­rios y bi­na­rios en su par­tes me­ló­di­cas y rít­mi­cas.
 
Efec­ti­va­men­te, el al­ba­zo no so­lo lle­gó a ser la de­sig­na­ción de una pie­za mu­si­cal que sue­le can­tar­se a la ma­dru­ga­da al pie del bal­cón en se­re­na­tas noc­tur­nas, si­no tam­bién el de una dan­za suel­ta, y el de la al­ga­ra­bía, mú­si­ca, co­he­te­ría, etc., con que se so­lem­ni­zan las fies­tas re­li­gio­sas al ra­yar el al­ba. Pre­ci­sa­men­te es­te ti­po de al­bo­ro­zo de ma­dru­ga­da, "el al­ba­zo" vin­cu­la­do a las fies­tas re­li­gio­sas, al­gu­na vez fue pro­hi­bi­do por las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les en el Qui­to del s. XVIII. El presidente de la Audiencia -conforme a un documento compilado por el historiador Jorge Núñez- ,don José Diguja, dictó en 1769 un "Auto sobre prohibición de albazos o alboradas": "[...] deseando atender al bien de la República, evitar las ofensas a Dios y los desórdenes, dijo: que debía prohibir y prohibe las Alboradas o Albazos, absolutamente, y mando que ningún músico, cohetero ni otro oficial [artesano] concurra a celebrarlas, ni con este motivo se junte y congrege gente en las calles a la medianoche o el alba [...]".
 
Sus rit­mos de ba­se más ca­rac­te­rís­ti­cos, que los he­mos ex­traí­do de re­gis­tros so­no­ros de mú­si­ca po­pu­lar de los años diez ha­cia ade­lan­te, al igual que de par­ti­tu­ras y de tra­ba­jos teó­ri­cos de pos­te­rior pe­río­do, son los si­guien­tes:
 
y sus va­rian­tes:
 
Otra va­rian­te, en 3/4,  ha si­do ha­lla­da so­la­men­te una vez, en el al­ba­zo Has ma­ta­do una ilu­sión de Car­los Chá­vez Bu­che­li*, pe­ro tie­ne re­la­ción más bien con el ai­re tí­pi­co.
El bai­le de pa­re­jas se efec­tua­ba de for­ma suel­ta con vuel­tas, pa­ñue­lo en ma­no y li­ge­ra­men­te za­pa­tea­do, he­ren­cia de bai­les más an­ti­guos y cu­ya co­reo­gra­fía de­bió ser to­ma­da de bai­les eu­ro­peos. Han si­do los com­po­si­to­res de la zo­na in­te­ran­di­na los prin­ci­pa­les crea­do­res de al­ba­zos; sus le­tras tie­nen ge­ne­ral­men­te te­má­ti­ca re­la­cio­na­da a los afec­tos y sue­len re­la­tar de­sa­mo­res, in­gra­ti­tu­des, de­cep­cio­nes, en co­plas que se es­truc­tu­ran la ma­yo­ría de los ca­sos en cuar­te­tas ri­ma­das.
 
El mú­si­co e in­ves­ti­ga­dor in­dí­ge­na Ju­lián Tu­cum­bi (1938-) apun­ta al­go real­men­te in­te­re­san­te. Men­cio­na que con oca­ri­na* se to­ca una pie­za que se lla­ma "al­ba­zo via­je­ro", que es­cu­chan an­tes del ama­ne­cer, sol­te­ras li­bres pa­ra con­ve­nir el ma­tri­mo­nio con el jo­ven eje­cu­tan­te.
 
Al­ba­zos po­pu­la­res son:  Amar­gu­ras / Pe­dro Eche­ve­rría*; Ai­res de mi tie­rra* / Ar­man­do Hi­dro­bo*; Así se go­za* / Ri­car­do Men­do­za; Apos­te­mos que me ca­so* / Ru­bén Uqui­llas;  Ay no se pue­de* / Víc­tor Va­len­cia; Ave­ci­lla* / Tra­di­cio­nal; Mo­re­na la in­gra­ti­tud* / Jor­ge Araú­jo Chi­ri­bo­ga*; Ne­gra del al­ma* / Ben­ja­mín Agui­le­ra*; Qué lin­do es mi Qui­to (o El Hui­rac­chu­ri­to) / Hum­ber­to Do­ra­do Pó­lit; Si tú me ol­vi­das / Jor­ge Araú­jo Chi­ri­bo­ga*; Com­pa­dre, pé­gue­se un tra­go* / Gui­ller­mo Gar­zón*, Tris­te me voy* / Héc­tor Abar­ca*; etc.
 
Fuen­tes:
vLó­pez, Hum­ber­to. El al­ba­ci­to pa­ra le­van­tar no­vios. [Qui­to, s.l., ca, 1932].
vMo­re­no, Se­gun­do Luis. Mú­si­ca ecua­to­ria­na. Qui­to: De­par­ta­men­to de De­sa­rro­llo y Di­fu­sión Mu­si­cal, Uni­dad de In­ves­ti­ga­cio­nes, Ar­chi­vo So­no­ro, 1995.
vNúñez, Jorge. De la música del alba [mec.].  Qui­to, ca. 2002.
vSal­ga­do, Fran­cis­co. Ma­nual de fra­seo­lo­gía mu­si­cal di­das­cá­li­ca.  Qui­to: CCE, 1958.
vSal­ga­do, Luis Hum­ber­to. En ca­sa de los prios­tes: pe­que­ña sui­te. P. Qui­to, 6 mar­zo, 1941.
vSal­ga­do [To­rres], Luis H[um­ber­to]. "Mú­si­ca ver­ná­cu­la ecua­to­ria­na. (Mi­croes­tu­dio)". En: Re­vis­ta Ca­sa de la Cul­tu­ra Ecua­to­ria­na, t. IV, No. 11, de ene­ro-di­ciem­bre, p. 365-376. Qui­to: Edi­to­rial Ca­sa de la Cul­tu­ra Ecua­to­ria­na, 1951.
vTo­bar Do­no­so, Ju­lio. El len­gua­je ru­ral en la re­gión in­te­ran­di­na del Ecua­dor: lo que fal­ta y lo que so­bra. Qui­to, 1961.
vTu­cum­bi Ti­ga­si, Ju­lián. Cos­tum­bres y na­rra­cio­nes de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas de la pro­vin­cia de Co­to­pa­xi [me­ca­no­gra­fia­do]. Ja­tun Ji­gua, años ochen­tas
vVáz­quez, Ho­no­ra­to. Re­pa­ros so­bre nues­tro len­gua­je usual. Qui­to, 1940.
vBG­ME; vME, II; vQAD; vYQ.
 

 

Contáctenos

Escríbanos sus comentarios y sugerencias a la siguiente dirección:  contacto@ecuadorconmusica.com. Estaremos gustosos en responder sus inquietudes y poder proporcionar información de su interés.

Formulario de Ingreso